Guía de Impresión

ARCHIVOS COMPATIBLES

Los archivos OBJ o STL almacenan geometría en tres dimensiones (ancho, alto y profundidad). Son los únicos archivos que pueden enviarse a la impresora 3D.
Los archivos de imagen (JPEG, PNG) no son aptos para esta impresión, ya que ofrecen solo dos dimensiones (alto y ancho).

Algunos de los programas más conocidos para crear este tipo de archivos son Adobe Photoshop, Autodesk AutoCAD, Sketchup, TinkerCad… pero hay muchos más. 
También existen bases de archivos de acceso libre para impresión 3D. Acá tenés una lista de sitios donde podés descargar modelos gratis (no te la pierdas, ¡vas a encontrar cohetes de la NASA a escala!)

PARÁMETROS A SELECCIONAR

Para que tu impresión salga como vos querés, tenés que seleccionar estos parámetros:

1 – Tamaño: elegí el tamaño de tu pieza, en cm o en mm. El tamaño de la pieza no debe superar los xx x xxx. 

2Material: existen 3 tipos de materiales disponibles. Elegí el más conveniente según el uso y acabado que quieras darle a la pieza. 

PLA: Es un plástico fabricado con plantas. Tiene una gran variedad de colores, los acabados son de mejor calidad pero otorga una menor resistencia. Se utiliza para piezas de gran tamaño o con muchos detalles. 

ABS: Es el plástico de las piezas de LEGO. Se usa para imprimir piezas mecánicas. Se puede pulir, lijar, limar, agujerear, pintar y pegar. Sus colores son mate. 

PET G: El acabado es de calidad media/baja. Ofrece colores muy brillantes. Las piezas que se obtienen son flexibles y de resistencia media.

Color: dependiendo del material que elijas, te mostraremos los colores disponibles. 

3 – Altura de capa: esto define la calidad de la impresión. 

Fina: las capas son de 0,1 mm. Se logra una mejor calidad de impresión, requiere más tiempo.

Intermedia: capas de 0,15 mm . Mejor relación calidad/tiempo. 

Normal: capas de 0,2 mm. Las capas más gruesas generan una superficie más rugosa, pero llevan menos tiempo de impresión. 

4 – Densidad: esto define la resistencia de la pieza. También se le llama “infill”. 

La densidad varía entre 10% (pieza hueca) y 100% (pieza sólida). Cuanto más “gruesa” la pared de la pieza, más resistente será.